Saltar al contenido

Mi experiencia tomando CIALIS: Me pasó esto

Tomé Cialis (Tadalafilo) por algunos meses de forma esporádica, y en este artículo te contaré mi experiencia, qué me pasó y si es o no para ti.

Cuando estaba en el peor momento de mi disfunción eréctil y me hice de valor para ir al urólogo, fui con una sola cosa en mente: que me recetara Viagra.

Necesitaba recuperar mi erección rápido y volver a tener experiencias positivas en la relación sexual.

NO PODÍA resistir otro “fracaso” en la cama, bueno, así le llamaba yo en ese tiempo a no poder obtener o mantener mi erección durante el sexo.

Después aprendería que mi error era llamarle fracaso y eso era en gran parte lo que me estaba impidiendo obtener una erección de forma natural.

Te puede interesar:

Pero eso es tema de otro artículo…

El urólogo no me tomó demasiado en cuenta, es más, creo que nunca me miró a la cara.

Fueron más o menos 5 minutos los que me dedicó.

Escribió en un papel la receta. Me dijo que Cialis me ayudaría.

Que era conocida como la pastilla “del fin de semana”, por su efecto de 36 horas.

Con la receta en mano me dirigí inmediatamente a la farmacia y compré el medicamento.

Antes, vi algunos videos en Internet de consejos sobre cómo tomar Cialis y otras experiencias, lo que me hizo decidirme a comenzar tomando 1/4 de pastilla de 20mg.

Es decir, compré Cialis de 20mg, y una pastilla la partí con un cuchillo en 4 partes iguales.

Sabía que esa noche iba a ver a mi novia así que en la tarde me tomé esa cuarta parte de pastilla con un vaso de agua.

¿Cuándo empezó a hacer efecto?

Unas horas más tarde comencé a sentir un fuerte calor en todo el cuerpo y en especial en el rostro.

Era como si me hubiese insolado el rostro.

Tenía mucho calor y mi rostro estaba algo rojo.

Pero no me molestaba, al menos sabía que el Cialis estaba haciendo efecto.

Más tarde fui a la casa de mi novia con mucha ansiedad, muchísimos nervios.

Era la prueba de fuego, o por lo menos eso creía en ese tiempo.

Había pasado por tantos problemas con la erección que ya no podía aguantar uno más.

Habíamos quedado de salir a comer con mi novia pero yo estaba muy ansioso por “probar” el efecto de Cialis, y la verdad es que estaba con tanto calor y con mi rostro tan rojo, que no me animaba a salir.

Así que comenzamos a besarnos.

A los pocos segundos de empezar a besarnos, sentí la erección más potente que he tenido en mi vida.

Era tan potente que hasta me dolía.

Ahí fue cuando mi ansiedad disminuyó considerablemente.

Sentía que sólo con haberla besado mi pene estaba ultra erecto y se iba a mantener así por mucho tiempo.

¡Había encontrado la solución!

Por lo menos una solución temporal para volver a tener relaciones sexuales y dejar de sumar experiencias negativas en la cama.

Ella sintió este fuerte “cambio”, fuimos a la habitación y lo que pasó después es bastante obvio.

¿Cómo me sentí usando Cialis durante la relación sexual?

En un comienzo la sensación fue increíble.

Me volví a sentir un hombre hecho y derecho, y mi confianza estaba por el cielo.

Pude practicarle sexo oral durante mucho rato y mi erección seguía ultra firme, al parecer no se iba a bajar con nada.

El momento de la penetración fue un tanto “difícil”.

Esto porque mi erección estaba tan dura y tan poco lubricada, que a mi novia le dolió la penetración y no pudo disfrutarla.

Cuando empezó la penetración, en lo único en que yo pensaba era en que “lo había logrado”, “ya no me tenía que preocupar más de mis problemas de erección”.

Estaba tan enfocado en eso, que no pude disfrutar de la relación sexual, por lo que no pude eyacular.

Es más, prácticamente no sentí placer.

Mi erección estaba tan firme que la sensibilidad de mi pene se había visto afectada y casi no sentí la relación sexual.

Es más, cuando se terminó (por cansancio de ambos, no porque yo hubiese eyaculado), mi pene se mantuvo erecto por varios minutos más.

Ahí fue cuando tuve que confesarle a mi novia que había tomado una pastilla porque necesitaba volver a tener al menos una experiencia positiva en la cama.

Mis sensaciones en ese momento eran confusas.

  • Por un lado estaba feliz por haber podido penetrar y por haber podido tener relaciones por más de una hora, sin preocuparme de mi erección.
  • Pero por otro lado estaba fastidiado por no haber podido disfrutar prácticamente de nada de la relación sexual.

Fui un robot.

Un robot que tenía que cumplir un objetivo (penetrar) y sólo enfocarse en eso.

Aquí un testimonio de un hombre que utilizó Cialis sin necesitarlo:

¿A una mujer le gusta que el hombre tome Cialis?

Los hombres piensan que las mujeres sólo quieren penes grandes y muy erectos

Lo único realmente positivo que me quedaba en la mente en ese momento era saber que mi novia había disfrutado y que había estado feliz con mi erección.

SIN EMBARGO, y para mi sorpresa, ella me confesó que tampoco disfrutó de la relación sexual.

Una erección tan fuerte y “seca” (falta de lubricación) le había causado dolor.

También, ella había sentido que yo estaba sólo “físicamente” presente, pero NO mentalmente.

Y había sentido que todo el proceso había sido robótico y nada de espontáneo.

Ahí fue cuando mi ansiedad VOLVIÓ.

Los únicos pensamientos que venían a mi cabeza eran:

“Bueno, ahora puedo obtener erecciones tomando pastillas, pero ¿qué logro con ellas? ¿relaciones sexuales que ni yo ni mi mujer van a disfrutar?”

Luego, después de años de estudios sobre a sexualidad, aprendería que una mujer promedio NO QUIERE un pene utra erecto.

Sino más bien quiere a un hombre que disfruta de la relación sexual, de principio a fin.

Quiere a un hombre que está relajado durante la relación sexual y que le demuestra a la mujer que lo está pasando de maravilla.

Por el contrario, un hombre nervioso, tenso, que sólo se preocupa de penetrar y de “cumplir”, será lo que menos excite a una mujer.

Así que tener una erección muy poderosa NO ES DETERMINANTE a la hora de satisfacer sexualmente a una mujer.

Seguí tomando Cialis, pero cada vez me hacía menos efecto

En esa época lo único que pasaba por mi mente eran estas 2 opciones:

“Puedo tener relaciones sexuales tomando Cialis, aunque no la disfrutaré y probablemente no pueda eyacular”.

“No tomo Cialis, pero corro el alto riesgo de NO PODER tener una erección o perderla en medio del acto y sentirme mal conmigo mismo, pasar vergüenza, etc.”

Siempre optaba por la opción más “fácil”, que era la de tomar Cialis.

Siempre que sabía que iba a ver a mi novia por la noche, durante el día me tomaba 1/4 de pastilla de Cialis de 20mg, es decir, mi dosis era de 5 mg.

Tomando esa cantidad la erección en mi pene estaba garantizada por los siguientes 2 días.

Ante el menor estímulo (besos, abrazos, etc) mi pene despertaba y se erectaba en cosa de segundos.

También, por ese tiempo notaba que el tamaño de mi pene era mayor que de costumbre, aún estando en estado flácido.

Era muy extraño.

Me sentía muy raro, pero en esa época no me preocupaba, mi intención era una sola:

Tener una erección y mantenerla.

Pero en el fondo de mi mente, sabía que estaba “haciendo trampa”.

Sabía que no iba a poder seguir así por mucho tiempo.

  • Porque lo que estaba haciendo no era natural.
  • Porque la erección a veces era tan poderosa que me causaba dolor.
  • Porque prácticamente nunca podía eyacular, y cuando podía hacerlo, era con muchísimo esfuerzo y teniendo muchos pensamientos eróticos MIENTRAS estaba teniendo relaciones.
  • Porque era un medicamento bastante caro y no iba a poder seguir comprándolo por siempre.
  • Porque tenía efectos secundarios desagradables como excesivo calor en todo mi cuerpo.
  • Y principalmente, porque mi novia no estaba disfrutando y la relación sexual se había transformado en algo totalmente mecánico y NADA DE ESPONTÁNEO.

Además, tomar Cialis me generaba demasiada ansiedad sexual.

Esto porque los días que tomaba mi dosis, pensando que podía tener relaciones en la noche, me sentía con la “obligación” de tener relaciones.

Muchas veces mi novia no quería tener relaciones o no se daba la oportunidad, y ahí era cuando yo sentía que había “perdido” esa dosis de Cialis.

Me quedaba con mucho calor en todo el cuerpo, y con una sensación extraña en mi pene por los 2 días siguientes.

La vida me “envió una señal” cuando no pude obtener una erección tomando mi dosis habitual de Cialis.

Sencillamente mi pene no respondió, tal y como me pasaba antes de tomar Cialis.

Yo sabía que esta era una opción posible y que si ocurría, había aumentar la dosis, así que inmediatamente aumenté la dosis a 10 mg.

¿Y qué ocurrió?

NADA.

Mi cuerpo se había vuelto inmune a Cialis, ya no me hacía efecto.

Que Cialis ya no me hiciera efecto fue lo MEJOR que me pudo pasar

En un principio pensé que estaba todo perdido, pensé que mis días teniendo relaciones sexuales estaban acabados.

Sólo pensaba en “cialis no me hace efecto”, ¿qué iba a hacer ahora?

No podía obtener una erección de manera natural y tampoco con medicamentos… había “tocado fondo”.

Incluso encontré en Internet opciones más drásticas como cirugías o tratamientos invasivos, pero no me atreví a dar este paso.

Pasadas unas semanas, en las que no había intentado tener relaciones, sólo para evitar episodios que me causaran ansiedad y depresión, hablé con un terapeuta sexual enfocado en terapias naturales.

Él me comentó que todo lo que me había pasado era muy normal y más habitual de lo que yo creía.

Me dio algunas recomendaciones sobre mis hábitos de vida sedentarios, me dio algunos tips sobre alimentación que iba a favorecer a mi libido, entre otros consejos.

En ese periodo mi deseo sexual era prácticamente nulo.

Es como si algo en mi subconsciente hubiese bloqueado la posibilidad de tener relaciones sexuales.

Era YO MISMO que me estaba “protegiendo” de tener otra experiencia negativa en el sexo.

Aplicando los consejos del terapeuta y haciendo cambios drásticos en mis hábitos de vida dañinos empecé a ver mejorías.

Poco a poco comencé a ver avances, por ejemplo, volví a despertarme con erecciones matutinas, una clara señal de que mi pene estaba “despertando”.

Sin embargo, después de probar muchos de los consejos del terapeuta y muchas otras técnicas que aprendí con el tiempo, me decidí a idear mi propio plan para:

  • Recuperar mi deseo sexual y hacer que fuera más fuerte que nunca.
  • Recuperar mi erección de forma natural.

¿Qué hice para recuperar mi erección de forma natural?

Cialis me ayudó mucho a recuperar mi confianza personal. Es un medicamento que sirve para lo que promete.

El problema es el MAL USO que los hombres le dan (me incluyo).

Yo me hice en cierta forma “adicto” a Cialis.

Generé una dependencia psicológica a este medicamento.

Mi cuerpo y mente se acostumbraron a obtener erecciones SÓLO ingiriendo este medicamento.

Sin él, mi cuerpo se “bloqueaba” y mi disfunción eréctil era aún peor que antes de haber empezado a tomar Cialis.

Fue cuando cambié mi mentalidad y entendí este tema en su profundidad y complejidad, que empecé a ver mejoras.

Mi problema era que me estaba enfocando demasiado en mi ERECCIÓN y poco y nada en los muchos otros factores que envuelven la vida sexual de un hombre:

  • No abusar de la masturbación.
  • Dejar la pornografía para siempre.
  • Salir más al exterior y exponerse al sol para regular los niveles de Vitamina D.
  • Consumir Vitamina C.
  • Aumentar el consumo de frutos secos (en especial de almendras).
  • Hablarle más a mujeres desconocidas.
  • Hacer ejercicio físico al menos 3 veces a la semana para liberar endorfinas y aumentar testosterona.
  • Mejorar mi alimentación y apoyarme con este suplemento natural para equilibrar mi organismo y mejorar mis erecciones.
  • Y disfrutar de la relación sexual sin pensar en si voy o no voy a obtener una erección.

En los artículos de este Blog me he dedicado a escribir muchísimos consejos y cosas que YO apliqué para combatir mis problemas de erección de forma exitosa.

Son años de experiencia, de probar distintas cosas, algunas que funcionaban, otras que funcionaban a veces y otras que definitivamente no funcionaban.

Y mi objetivo es que tú los conozcas, los aprendas y los apliques, y puedas combatir al igual que yo todos tus problemas de erección.

La disfunción eréctil es TEMPORAL.

No te hagas esclavo de la industria farmacéutica ni te hagas adicto a medicamentos como Cialis.

Si quieres consumir Cialis de manera recreacional, de vez en cuando y siendo consciente que lo haces como excepción, puedes hacerlo sin problemas.

¡No hay nada malo en eso!

Pero debes saber que la adicción psicológica a Cialis o Viagra es muy fácil que aparezca y tienes que ser lo suficientemente maduro y frío para saber decir NO.

Por último, una erección natural es muchísimo más placentera que una erección artificial creada por medicamentos.

Es más placentera para ti y TAMBIÉN para la mujer.

Así que es tu decisión.

Espero que te haya servido mucho este artículo y te haya aclarado muchas dudas, y te invito a seguir leyendo los demás artículos de mi Blog.

¡Que tengas mucho éxito!

Artículos que te deberían interesar:

Mi experiencia tomando CIALIS: Me pasó esto
5 (100%) 1 voto

Soy un estudioso de la sexología y autor. Experto en tratamiento de problemas de erección. Si aplicas la información de este Blog verás excelentes resultados!

Deja tu comentario utilizando Facebook: